domingo, 28 de diciembre de 2014

FIESTA DE LA FAMILIA

Hoy día de la Sagrada Familia celebramos de una manera especial la eucaristía. Invitamos a un matrimonio a dar testimonio de su vida en familia como cristianos. La gente les escuchaba con atención y les aplaudía.
El otro día también en una sesión de formación sobre la preparación al matrimonio de los jóvenes invitamos a una pareja joven de recién casados a que contara todos los obstáculos que tuvieron que sobrepasar para poder llegar a celebrar el sacramento en la Iglesia. Fue una celebración muy bella y más aún verles ahora venir juntos a misa entre semana y ver como para ellos la fe en el amor de Jesús en medio de ellos es lo que les da confianza de que su unión será fecunda y de que podrán vivir su amor hasta que la muerte les separe.
Es muy importante para los jóvenes y para los matrimonios ver personas que como ellos dan testimonio que es posible vivir un  amor así de bello cuando Jesús se hace presente por la fe como la fuente que da siempre un agua fresca y limpia que viene de lo alto desde lo más profundo de nuestros corazones.

Aquí tienen que vencer muchos obstáculos de las familias que prefieren forzar al cumplimiento de unas tradiciones que tienen muchos aspectos positivos pero que hay otras que como cristianos necesariamente hay que rechazar. Es por ejemplo todo el tema de los niños que son rechazados al salirles los dientes por arriba o los matrimonios forzados por voluntad de las familias sin un verdadero amor entre los contrayentes.

También los más jóvenes son expuestos como en Europa por otras influencias de los medios de comunicación que les llevan a tener relaciones sin un amor y un compromiso verdadero, sin que haya condiciones para llevar adelante una familia y para hacerse responsables de los niños que pueden venir.

Deseamos que haya matrimonios que puedan verdaderamente ser testimonio y estímulo para que los jóvenes cristianos puedan prepararse a vivir bien sus primeros amores hasta formar una verdadera familia que cuida de la vida y del amor en su seno.

jueves, 25 de diciembre de 2014

JESÚS NOS VISITA EN NAVIDAD

¡Qué bueno poder celebrar la Navidad entre los pobres! Es el Belén donde hoy sigue haciéndose presente Dios, en la fragilidad de los pequeños descubrimos su cercanía y su camino de salvación para nuestra humanidad.
En Gamia durante la celebración de la Nochebuena los jóvenes prepararon una representación del nacimiento de Jesús. Sabíamos que no estábamos simplemente recordando algo del pasado sino que en nuestro “Aquí y Ahora” se estaba realizando algo nuevo. Emmanuel y Jesús, esos dos nombres con los que se nos dice que Dios está con nosotros y nos salva. Jesús sigue siendo Dios que se nos ha metido en nuestras entrañas y que no deja de actuar en medio de nuestra historia y que hace posible que todo se pueda convertir en ocasión de gracia.
Al día siguiente día de Navidad visitaba la comunidad Don Jesús, nuestro arzobispo de Oviedo, y Manuel, su secretario. El representante de la comunidad que les acogió veía que realmente el Emmanuel, que Jesús les visitaba, y se hacía visible en los dos mensajeros que les enviaba. Dios quería decirles que aunque el mundo los despreciaba y los olvidaba, para Jesús eran los preferidos y quería que supieran que estaba con ellos y que quería ayudarles, comunicarles su gracia y su bendición. Fue un día de verdadera alegría en el que se bautizaron diecinueve pequeños bebes en Gamia y otros veintinueve en Bembereke.
Para todos, también para Alejandro y para mí como sacerdotes de Asturias en Benín, su visita hace visible el misterio de Dios que se hace tan cercano a los pobres con su nacimiento y que les levanta el sentido de su dignidad como personas en un mundo donde la religión del Dinero les quiere a la vez seducir y excluir. Bienaventurados los pobres porque Dios los hace ricos de solidaridad y de alegría en medio de sus sufrimientos.



viernes, 28 de noviembre de 2014


SED DE LA EUCARISTÍA

Cuando uno escucha las historias de los sacrificios y riesgos tomados por poder comulgar de cristianos en campos de concentración, en tiempos de persecución religiosa o en prisión, descubre una verdadera hambre y sed de la eucaristía. Esto hace contraste con la rutina, la desgana y la superficialidad de todos nosotros cuando vamos a misa como una obligación aburrida. Satisfechos de mil cosas que no nos alimentan interiormente perdemos hasta el apetito por alimentar nuestro interior, no sentimos sed del Dios vivo.
Aquí no es que todo sea perfecto, también hay maneras de celebrar que son muy superficiales, que nos llevan a repetir cantos sin haber realmente escuchado la Palabra que Dios nos dirige y sin que nuestro corazón se sienta tocado de su Espíritu, sin que nada haya cambiado en nuestro interior y en  nuestras relaciones con los otros.
Pero hoy también hay personas entre nosotros que nos muestran un verdadero fervor y deseo de Cristo presente en la eucaristía. Nuestro obispo ha querido que en todas las comunidades donde ya hay bautizados haya momentos de exposición y adoración eucarística que nutran nuestra fe en la presencia de Jesús que está con nosotros y que despierten el deseo de acogerle, de alimentarnos de su amor para reconocerle y acogerle en nuestros hermanos.
Las monjas españolas, de la Compañía del Salvador, que recientemente han inaugurado su colegio y que están en una de las misiones más alejadas de nuestra diócesis, nos contaron como unos días que faltaron los sacerdotes que viven al lado, se levantaban a las cinco de la mañana para llegar a la misa de siete del pueblo más cercano y tener que tomar otras dos horas para volver de nuevo a su colegio.

En la misa que tenemos a diario a las siete de la mañana a Bembereke, vemos todos los días al viejo Pedro que vive al otro extremo del pueblo y que anda con un solo pie y dos muletas y que no duda de madrugar para venir a la eucaristía y poder comulgar como su alimento espiritual diario.

martes, 25 de noviembre de 2014

A LA CAZA DE BRUJAS

Últimamente está volviendo a resurgir toda una oleada de conflictos serios en algunos pueblos a causa de algunos que son acusados de brujería. Según la ley está prohibido acusar de brujería a alguien porque es poner en peligro de muerte a las personas señaladas. El brujo es considerado como una persona con muchos poderes mágicos utilizados para hacer el mal a las personas. Una persona así despierta mucho miedo en la gente que se siente indefensa frente a una persona mala y con poderes para hacer mucho mal. Es ese miedo el que hace que todo el pueblo se pueda lanzar sin piedad sobre un brujo hasta matarle para terminar con el origen de todos los males vividos hasta ahora y para poder vivir tranquilos de ahora en adelante.
Últimamente han aparecido lo que se llama los “alfa”, que son musulmanes que vienen estudiados de Arabia saudita y que se presentan con un conocimiento especial capaz de detectar y señalar los brujos de un pueblo. Cuando esto ocurre, la policía y las autoridades del pueblo se apresuran a proteger la vida del supuesto brujo y el supuesto “alfa acusador” corre el peligro de ser encarcelado. La reacción del pueblo es en la mayoría de los casos de cólera contra las autoridades que quieren dejarlos indefensos frente a los supuestos brujos. Y ya ocurrió últimamente en dos pueblos no  muy lejanos a nuestra zona que la población se lanzó a destruir e incendiar las casas de las autoridades protectoras de los brujos.
Detrás de todo esto hay como siempre la pobreza creciente de la gente y todos los sufrimientos y enfermedades que hacen buscar el origen de tantos males en poderes ocultos y maléficos.

Algún musulmán sensato habló ayer por la radio denunciando esos musulmanes alfa de corrientes más fundamentalistas que para atajar un pequeño mal de brujería ya presente desde siempre están trayendo un mal mucho mayor al sembrar la venganza popular que destruye en un momento lo poco de valor que pueda haber en un poblado. Ojala que la mayoría llegue a poner freno a estos musulmanes fanáticos que tanto mal hacen y pueden llegar a hacer. Los cristianos de estas poblaciones unas veces se dejan contagiar por esas reacciones de violencia frente a los brujos y otros sin embargo son instrumentos de paz que logran recuperar la calma al pueblo. 

viernes, 14 de noviembre de 2014

COMIENZO DE UNA ESCUELA

Caminando hacia Theure donde se encuentra una de nuestras comunidades, el catequista que me acompaña me señala una pequeña escuela que hay en el camino y me dice que uno de los maestros que es de nuestra comunidad de Gamia, le gustaría que alguna vez nos parasemos y le saludásemos.
Sin más tardar, ese mismo día, a la vuelta, nos paramos a saludarle. ¡Y qué descubrimiento! En medio de pleno bosque donde se hallan varias viviendas dispersas de la etnia Gando, vimos la belleza de una iniciativa tomada por Basilio, un maestro católico ya jubilado.
Vimos como la fuerza de la buena voluntad puede hacer obras hermosas aunque no se tengan medios económicos ni haya ninguna ONG detrás. Basilio después de muchos años de trabajo y habiendo participado en el comienzo de muchas escuelas, ahora que ha llegado a la jubilación con una pequeña paga y que podría pensar en sólo descansar, él decidió vivirla de otra manera.
El nos contó como siente pasión por los niños, por poder enseñarles y ver con alegría como descubren la posibilidad de avanzar en el camino de la educación como una apertura a nuevas posibilidades para su futuro. La mayoría no van a la escuela porque los padres no acaban de ver la necesidad de la escolarización y prefieren que se queden a trabajar con el ganado. Otros no van simplemente porque no hay ninguna escuela cerca y no tienen medios para llevarles a otra parte.
Basilio dice que mucho mejor que perder el tiempo en tertulias hablando de todo y de nada, prefirió dedicar su trabajo de una manera voluntaria para hacer posible el comienzo de una escuela en esta aldea donde hay muchos niños deseosos de aprender.
Hace cuatro años comenzó construyendo una pequeña escuela de barro y con la ayuda de algunas personas de buena voluntad pudo comprar algunas latas para el techo. Y hoy ya tiene el segundo edificio y ya el gobierno la ha tomado como una escuela reconocida oficialmente enviando un director que se ocupa de los más mayores y el sigue en otra clase con los más pequeños.

Daba gusto ver y escuchar a Basilio, sabio y humilde, que con sencillez y entusiasmo nos mostraba su pequeña escuela y su orgullo no por lo que él había hecho sino por poder ver esos niños escolarizados. Marché de allí dando gracias a Dios que mueve los corazones de personas como Basilio a darse gratuitamente en favor de los más pequeños.

lunes, 10 de noviembre de 2014

HISTORIAS INCREIBLES

Una mañana quisimos llevar a los tres diáconos asturianos a conocer la tumba del héroe de los Baribá. Se encuentra enterrado en un lugar cerca de uno de los pueblos de nuestra parroquia, llamado Baura.
Ya en la carretera nos paramos en el pueblo anterior para coger a Charles, uno de nuestros principales catequistas,  y llegados a Baura, un joven de la comunidad cristiana se vino también con nosotros. Tomamos el camino de tierra dirección al monumento construido para albergar los restos de Bio Gera, un personaje no muy lejano en el tiempo, principios del siglo pasado, pero cuya memoria ya está cargada de leyendas realmente increíbles.
Se encuentra en un lugar solitario, lleno de encanto al lado de uno pequeña colina y donde sólo habita la familia del guardián que es a su vez nieto del héroe y que hace de guía a todos los visitantes, grupos de estudiantes y turistas interesados en conocer algo de esta parte importante en la memoria histórica de este pueblo.
Al entrar en el lugar donde se encuentra la tumba, nos contó cómo el organizó la resistencia a los colonizadores franceses. Vimos un ave rapaz disecada en la parte interior de una de las ventanas. Nos contó que un día el ave llegó a romper el cristal de la puerta y entró al interior. Los videntes dijeron que era el alma del fallecido que quería estar junto a sus restos. Luego me pidió que hiciera una oración por su alma.
Más tarde nos enseñó el árbol baoba donde se veían las huellas del caballo con el que había subido para desde allí vigilar a sus enemigos y mostrarles sus especiales poderes. En una roca cerca de Bembereke quedaron impresas las huellas de su paso por allí. Luego el guardián nos llevo a su casa donde nos enseñó todos los restos de armas de los blancos y los arcos y flechas utilizadas por los baribás.

Para nosotros los hechos históricos se mezclaban con leyendas creadas por un confianza ciega en los poderes especiales que tenía Bio Gera. El catequista asentía a todo lo que el guía nos contaba y yo creía que lo hacía por respeto. Más tarde contándole nuestra dificultad para comprender y creer todas esas historias increíbles, él nos mostró su fe ciega en todo ello. Al decirle que eran cosas prácticamente imposibles de creer, él nos habló de cómo también la vida de los santos están llenas de signos y milagros que superan nuestra inteligencia. Y ahí ya no supe que más decir. Los diáconos quedaron sorprendidos y comenzaron a darse cuenta de que hay toda una mentalidad difícil de comprender para los que venimos de Europa. Y esto no es más que la punta de un gran iceberg de misterio y de magia.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

LA CARIDAD EN ACCION

Caritas no existe sólo en los países ricos para ayudar a los pobres, sino que también existe en nuestras comunidades, en las que los pobres se ayudan entre sí y comparten desde su pobreza.
Si uno de los pilares de nuestras comunidades es alimentar la fe, el otro es el de avivar la caridad de Cristo entre nosotros. La caridad vivida primero en el seno de la familia y de la comunidad se abre siempre a las necesidades de los más pobres y en búsqueda del bien común de todos sin hacer diferencias de etnia ni de religión.
Una de las acciones más comunes de la Caritas de nuestras comunidades es el acompañamiento espiritual y material de los enfermos. El otro día vinieron de una comunidad con el caso de una chica con una minusvalía en las piernas que llegó a caer y a romperse la cadera. Y esto solo se podía operar en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios en Tangueta, cerca de Togo. Está lejos y su traslado, la operación y los gastos se multiplicaban. La familia, la comunidad y la misión se tuvieron que movilizar para entre todos hacer frente a los gastos.
Otro caso que está resolviendo en este momento Caritas de Bembereke es el de Pierre que con su mujer y sus cuatro hijos serán expulsados de su casa por no poder pagar el alquiler. Toda la comunidad se está movilizando para construirle una casa de barro y la misión pondrá las latas que hacen de techo.
En Gamia la comunidad se movilizó para pagar los gastos de entrada en el Instituto de un joven cuya familia hace poco que llegó y que no tiene dinero para pagárselo. En el campo de la educación se sensibiliza a los padres para que todos los niños sean escolarizados.
Hemos fijado hasta seis objetivos para la Caritas. A los casos señalados se añaden otros en relación a la igualdad de la mujer, el trabajo por la justicia y la paz y el cuidado del medio ambiente.  Aquí preocupa el tema de la tala de árboles que hace que el desierto avance y el problema del agua potable en todas las aldeas.
Es la caridad de Cristo la que nos mueve por dentro a unirnos comunitariamente, a no permanecer indiferentes y a buscar dar una respuesta desde nuestra pobreza que favorezca una vida mejor para todos. Por el amor somos reconocidos como discípulos de Cristo y anunciamos su Buena Noticia para los pobres.


sábado, 1 de noviembre de 2014

ADIESTRARSE PARA LA GUERRA

En nuestra ciudad de Bembereke se encuentra una de las principales escuelas militares de Benín. Para ser militar se requiere tener una buena calificación en los estudios y todos los años se acepta a un número determinado de los que voluntariamente quieren probar la posibilidad de entrar en el ejército. Hasta aquí todo parece más o menos normal. Pero mi asombro comienza cuando voy viendo la manera de seleccionar y de iniciar a los que van a ser escogidos como los más fuertes y capaces para la vida militar.
En el mes de septiembre cuando volvíamos a casa, íbamos adelantando a toda una caravana de camiones con los nuevos reclutas, chicos y chicas, que iban con rostros serios y preocupados a vivir un tiempo de verdadero sufrimiento  y prueba. Durante tres meses van a ser tratados como verdaderos animales, haciéndoles soportar condiciones de vida y ejercicios realmente brutales e inhumanos. Apenas les dejan dormir y descansar. Les obligan a arrastrarse por el agua y el barro como gusanos y así todos llenos de barro y suciedad, comenzar a correr hasta la extenuación. Y así otros muchos horrores a lo largo de las veinticuatro horas de cada día. Ya ha habido dos que han fallecido, no pudiendo sus cuerpos soportar más. Algunas veces les  permiten lavarse y se ponen a correr con ropa deportiva y limpia para atravesar la ciudad. Es en este caso que les saque la foto, pero la mayoría de las veces da penas verles y siente uno dentro una verdadera indignación por no comprender por qué tanta crueldad.

¿Por qué estas maneras de iniciarse para la vida militar? Aquí aún se acepta como bueno el castigo físico en las escuelas, el lema de que la letra con sangre entra. Además se están adiestrando para la guerra, en cualquier momento pueden ser enviados a cualquiera de los países que están pasando por conflictos bélicos en África. Y parece como si siendo así maltratados, su capacidad para maltratar y matar a otros será más grande. Pienso que si empleásemos todas las fuerzas que empleamos para adiestrarnos para la guerra, para educar para el respeto de los otros y de sí mismo, para hacer posible la justicia y la paz, él mundo sería un poco mejor. 

sábado, 25 de octubre de 2014

NUEVA SAVIA PARA LA MISION
Después que nuestro Arzobispo Don Jesús ha visitado Benín, ha tomado la decisión de que todos los diáconos de Asturias pasarían un tiempo en nuestra misión diocesana antes de ordenarse sacerdotes. De esta manera toman una conciencia más viva del sentido universal de su misión como sacerdotes, hacen suya esta misión como parte de la diócesis y algunos entre ellos quizá se sentirán llamados a venir un tiempo aquí para anunciar la Buena Noticia a los más pobres.Desde entonces ya pasaron por aquí Miguel del Campo y Celestino, y luego Juanjo y Jano. Este año tenemos estos días con nosotros a Miguel Calleja, a Luis y a Cesar. Para ellos es una gracia, un regalo que Dios les ha concedido y que van poco a poco descubriendo, apreciando, gozando. Para nosotros, las comunidades y los dos sacerdotes que estamos aquí (Alejandro y yo) es una alegría dejarnos contagiar de la frescura de sus primeros pasos como diáconos y como futuros pastores. Nos enriquecemos con todo aquello que ven y que nos ayudan a redescubrir desde su primer contacto. Ellos nos ayudan a seguir dejándonos sorprender por la presencia de Dios en los más pobres y a sentirnos más unidos a nuestra diócesis al conocer a los que van a ser los nuevos sacerdotes y compañeros de nuestro presbiterio.
Este año han llegado cuando celebrábamos la fiesta de San Francisco de Asís en Gamia y se sumaron a la alegría de la comunidad aportando sus dones musicales con algún canto en español. Enseguida se vieron rodeados de los más pequeños que les hacían sentirse en familia el primer día que llegaban.
Aparte de todas las comunidades de la parroquia que cada día fueron conociendo, fueron conociendo otras realidades. Ir a visitar a los enfermos al hospital, el instituto, la radio local, etc. Aprovechamos dos salidas para conocer otras misiones. Nos fuimos hasta la misión de Kalale, cerca de Nigeria, con tres horas de viaje, atravesando una carretera de tierra toda llena de agujeros que hicieron de nuestra oración del rosario unas avemarías llenas de vaivenes de voz a causa de los bamboleos de todo el cuerpo. También compartimos un día con la misión hermana de Logroño y nos hicimos esa foto que refleja la alegría de los misioneros cuando de vez en cuando se encuentran para comer un poco de chorizo y jamón de la tierra.
Pedimos que toda la gracia vivida que han recibido, la logren contagiar contando lo que han visto y vivido por aquí. Que esa gracia se desarrolle en sus corazones de pastores para que se abran en su misión universal a todos los pueblos y en especial a los más pobres. Esperamos que el paso de los diáconos por esta misión suponga para todas las parroquias  de nuestra tierra y para sus sacerdotes una mayor conciencia de que esta misión es de todos los que formamos esta Iglesia de Asturias.



jueves, 25 de septiembre de 2014


LA FE DE MATEO

En el Norte de Benín donde estamos la etnia mayoritaria son los baribá que son agricultores, luego están los pheul que son ganaderos y los gandó. Después hay otras etnias más pequeñas. Pero hoy quiero hablaros de los gandó. Este pueblo tiene su origen en los niños baribás que según la tradición fueron rechazados por sus familias a causa de que según la posición de sus primeros dientes eran considerados como una maldición para toda la familia y para la aldea que los guardaba. A algunos eran directamente eliminados. Esta práctica tan inhumana está prácticamente extinguida, pero aún los cristianos avisan cuando algún niño es rechazado y su vida corre peligro. Antiguamente los pheul acogían estos niños rechazados por su propio pueblo baribá y los convertían en sus esclavos. De ahí nació la etnia de los gandó que siendo de origen baribá adoptó las costumbres y la lengua de los pheul. Hoy ya no son esclavos, pero siguen siendo un poco despreciados tanto por los baribá como por los pheul.

Los pheul son casi en su totalidad musulmanes e igualmente los gandó. De las dos etnias ya comienza a haber algunos cristianos, pero son los gandó los que están más abiertos a la fe cristiana y los que llevan la delantera. Pero los primeros que se hacen cristianos tienen que afrontar muchas dificultades para poder vivir su fe en un medio mayoritariamente musulmán. Este es el caso de Mateo, él estaba ya casado cuando se hizo cristiano y a partir de ahí le hicieron la vida imposible. Lo peor fue que la familia de la mujer se la quitó al enterarse de que él se había hecho cristiano. Y por el momento aún no ha encontrado otra mujer que siendo gandó sea cristiana y acepte ser su mujer. En el pueblo comenzó a formar una pequeña comunidad cristiana contagiándoles su entusiasmo y su fe. Pero al poco tiempo al sufrir las amenazas e intimidaciones de los musulmanes de su entorno, la mayoría dejó la comunidad. Ahora apenas quedan cinco personas, pero él sigue fiel sosteniendo a los pocos que quedan. En cuanto puede acude a los encuentros que se hacen entre todas las comunidades y es ahí donde recupera fuerzas al ver que no está sólo, que el Señor está con él y que es miembro de una Iglesia donde es acompañado y sostenido por muchos hermanos. Yo cada vez que le veo, tan joven y tan fuerte en la fe en Jesús, quedo realmente admirado y doy gracias a Dios por él.

 

miércoles, 17 de septiembre de 2014


LIBERACION Y CURACION

“Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él, con su palabra, expulsó los espíritus y curó a todos los enfermos para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías: “El tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades” (Mt.7, 16-17)

Jesús recorría toda Galilea anunciando la venida del Reino de Dios y acompañaba su palabra, expulsando demonios y curando. Si del Evangelio nos quedamos sólo con las enseñanzas de Jesús y prescindimos de las curaciones, no llegaremos a entender nunca la autoridad y la fuerza de la palabra de Jesús. Los hechos liberadores muestran como el poder de Dios ha llegado para liberarnos del poder del pecado y del mal y hacernos participes del amor de su Reino.

De todas formas, yo siempre he comprendido las curaciones físicas como signo de una liberación y curación espiritual cuando el poder de su misericordia nos alcanza. En algunos sitios como en Lourdes y en algunos grupos carismáticos vemos que algunas veces se producen incluso curaciones físicas, verdaderos milagros, pero eso siempre es una llamada a la fe y a la conversión del corazón.

Aquí en África, y en concreto en Benín, vemos como las oraciones que más responden a lo que la gente busca y que atraen más gente, son las oraciones por los enfermos para pedir en nombre de Jesús la liberación de los malos espíritus y la curación de todo tipo de enfermedades. Yo intento hacer ver que la oración por los enfermos no es una alternativa a la medicina que Dios mismo nos da como un medio natural de curarnos. Y que el mismo Espíritu que nos puede curar también nos da la fuerza para llevar nuestras enfermedades uniéndonos a Jesús en su pasión por amor a todos nosotros.

Cuando uno con su mentalidad europea asiste aunque sea solo como espectador a este tipo de oraciones, le cuesta comprender lo que oye y lo que ve. Personas que comienzan a gritar, a temblar, a echarse por los suelos. Predicadores que gritan con fuerza el nombre de Jesús para liberar y curar. Cantos con toda la asamblea en trance de una euforia colectiva animada y estimulada por los que dirigen la oración. El Obispo de aquí, un día que le expresé que había necesidad de mucho discernimiento para no hacer en la Iglesia católica como hacen muchas sectas, él me hizo ver que hay que tocar con nuestra oración las heridas más profundas de la gente, para que sean curadas. Y que la gente necesita espacios donde poder expresarse hasta corporalmente y poder sacar todo lo que llevan dentro. Estas oraciones son vistas como un complemento necesario a nuestras liturgias más ordenadas en las que el pueblo de Dios se mantiene más calmado y con una participación más silenciosa. Habrá que entrar más en la cultura africana y abrirse más a la luz del Espíritu Santo para comprender mejor lo que en estas oraciones ocurre y así poder quedarse con lo que es bueno y verdadero.

jueves, 11 de septiembre de 2014


BIENAVENTURADOS LOS POBRES

Leer el Evangelio y concretamente las Bienaventuranzas desde aquí, desde los pobres, no es lo mismo que desde una situación de bienestar donde aunque también hay pobres, la mayoría vive confortablemente.

El Papa Francisco dirigiéndose a la próxima jornada mundial de la juventud hace un comentario a la primera bienaventuranza, “Felices los pobres porque de ellos es el Reino de los cielos”. Y dice tres cosas que realmente se sienten como una verdadera llamada a seguir este camino de vida que nos propone Jesús.

La primera habla de cambiar de estilo de vida, de vivir sobriamente, de ser capaz de liberarse de mil necesidades que nos creamos con cosas que realmente no son necesarias. Cuando uno ve con que poco vive aquí la gente y como logran tirar para adelante con toda su familia y todos sus gastos. Uno se da cuenta de cuantas cosas superfluas de las que podríamos prescindir y no pasaría nada. Y lo peor es que te das cuentas que estas gastando en cosas inútiles lo que otros están necesitando para vivir.

La segunda habla de que hay que aproximarse de los pobres. “Debemos aprender a quedar con los pobres. ¡No tengamos la boca llena de bellas palabras sobre los pobres!  Encontrémonos con ellos, mirémosles a los ojos, escuchémosles. Los pobres son una ocasión para encontrarnos con el mismo Cristo”. Realmente para nosotros es una gracia poder estar aquí, estar realmente cerca de Cristo estando cerca de los pobres. Pero también aquí hay que hacer un camino para acercarse más, para que te sientan cerca, para conocerles mejor y poder compartir sus alegrías y sus sufrimientos. No debemos tener miedo a salir a la intemperie, a perder nuestras murallas invisibles que nos dan seguridad pero que nos distancian de los otros.

Y la última es estar dispuestos a aprender de los pobres, a saber recibir lo que nos aportan y nos enseñan. Y realmente es mucho, porque tienen defectos como todos, pero es mucho lo que todos los días podemos aprender si estamos atentos y receptivos. Si supiéramos quién es el pobre que nos pide de beber como a la samaritana y el don de Dios que nos puede ofrecer si tenemos sed de recibirlo. Podríamos vivir una vida realmente nueva. No conviene desaprovechar tantas gracias que cada día Dios nos quiere ofrecer por los más humildes. Las Bienaventuranzas se hacen visibles aquí en personas concretas que en medio de todas sus dificultades muestran una alegría envidiable. Y como dice el Papa Francisco el Evangelio hoy debe contagiarse por esta alegría de quien lo vive como una gracia, un regalo, a pesar de todas sus pobrezas y debilidades.

lunes, 8 de septiembre de 2014


DIOS SE FIJA EN LOS HUMILDES

Hoy es la Virgen de Covadonga y con María nos alegramos de que Dios se fije en los humildes y se haga presente a los pobres y sencillos. La imagen de la Virgen va llegando a las diferentes comunidades, ayer le tocó a Pedarou, una comunidad que ha crecido mucho y que una tercera parte tiene que seguir las celebraciones desde los bancos colocados afuera porque ya se ha quedado pequeño el templo.

La gente agradeció con cantos y aplausos la donación de la imagen por parte de la Delegación de Misiones de Asturias. Los más pobres lo reciben todo como una gracia y son más agradecidos que los que teniendo de todo parecen siempre insatisfechos. María en su pequeñez es la llena de gracia, ella es la que nos enseña a cantar agradecidos la obra que Dios hace en nuestra vida, en nuestra Iglesia, en nuestra historia y especialmente en los más pequeños. Los niños se acercaban después de la misa para ver más de cerca la imagen de la Virgen.

Terminada la celebración fui a ver a dos viejecitas, una muy enferma aún tenía fuerza para agradecer nuestra visita y nuestra oración. La otra, ciega pero aún con cierta salud a pesar de que las piernas ya no le responden, cantaba y acompañaba dando palmas, expresando su agradecimiento porque Dios venía a ella con la gracia y la fuerza de su amor. Son los catequistas y los responsables de la comunidad los que nos avisan de los mayores y los enfermos, para poder ir juntos a orar a sus casas. Jesús se hace presente en la comunidad que se reúne en su nombre, pero luego nos envía para que cada uno de una manera personal pueda descubrir en su realidad, en su casa y en su historia, su gracia, su cercanía.

A veces queremos buscar a Dios en manifestaciones extraordinarias y sin embargo El ya está presente en lo más ordinario y pequeño de la vida de cada persona y de cada día. Qué bueno es no acostumbrarse a tantas gracias recibidas, a valorarlas, a agradecerlas y a saber colaborar con esta acción de la gracia con la misma humildad y fe de María. Es María la que nos enseña la alegría del Evangelio, la que nos ayuda a ser una Iglesia pobre que sea Buena Noticia para los pobres.

lunes, 1 de septiembre de 2014


ESTUDIANTES ANTE SU FUTURO

Hay etapas de la vida que son decisivas. Edmond de Gamia, es el hijo de Tomas, un gran catequista que falleció ya hace unos años de sida. A él le cogió en el comienzo de su adolescencia y siendo el mayor de los hermanos. Durante un tiempo estuvo muy despistado y comenzó a descuidar sus estudios. Muchos miembros de la comunidad que le apreciaban le corregían. Poco a poco comenzó a cambiar y hoy es profesor en un instituto y se le ve contento de haber encontrado una orientación para su vida, hoy agradece a los que entonces le llamaban a tomarse en serio sus estudios y a trabajar por su futuro.

Ayer, Ildelfonso, un joven que pasó el BAC que es lo que le posibilita el paso a la Universidad, vino a verme por la tarde. Ahora no sabía qué hacer, por un lado se siente llamado a ser sacerdote, pero no está aún seguro. De momento, va a seguir sus estudios, comenzando alguna carrera universitaria. El seguirá buscando a lo que Dios le llama y cuando lo vea claro, dejará cuando sea necesario lo que esté haciendo.

A última hora, me fui a casa de Jaques, a celebrar el paso de los exámenes del BPC (el paso a la secundaria) de su hija Cristina y del BAC de su hermano Daniel. A ellos se unió una vecina más joven que también pasó el CEP (el paso al College). En la fiesta estaba otro amigo que sin embargo había suspendido. La alegría de unos se une a la tristeza y al desconcierto de otros. En la residencia de estudiantes de nuestra misión hay también de todo, los que pasan y los que no lo logran. En algunos es el resultado justo de su trabajo, en otros juega la suerte y la arbitrariedad de algunas correcciones.

Cómo en todos los sitios cuando les faltan buenas referencias, los jóvenes se ven víctimas de una sociedad de consumo que sólo les presenta la diversión como horizonte de su vida. Aunque parezca mentira, en estos países en los que se vive la exclusión del bienestar, sin embargo a través de los medios de comunicación, de los grupos de música y de otros medios se ejerce un gran poder de seducción sobre los jóvenes. En todo caso, todos estos jóvenes, necesitan ser acompañados y animados a no despistarse en estos años decisivos de su vida. La familia y la comunidad cristiana tienen un papel y una responsabilidad insustituibles en esta labor.

                  

domingo, 31 de agosto de 2014


ROSTRO AFRICANO DE CRISTO

Hace unos días que Luis Angel, un sacerdote de Logroño, nos ha traído unas imágenes de la Virgen con rostro africano que habían sido encargadas por nuestra Delegación de Misiones de Asturias. La mayoría de las imágenes que se ven por las iglesias son europeas, imágenes de Nuestra Señora de Lourdes, de Fátima y otras por el estilo. Es bueno que se comiencen a ver rostros africanos que nos hagan sentir que Cristo no es un extranjero a la cultura africana, sino que con su encarnación se ha metido al interior de todos los hombres y de todos los pueblos. La cultura africana con sus danzas, sus instrumentos, sus cantos y sus proverbios, puede enriquecer mucho la liturgia y así permitir que se sienta como Cristo no vino a abolir las culturas, sino a purificarlas y a llevarlas a plenitud.

Para ser cristiano no hay que hacerse europeo, la Iglesia es universal y se hace cercana y local en cada pueblo. Nadie como María siendo tan universal se hace en cada advocación tan local y tan de cada pueblo.

En todo caso es verdad que la encarnación de Jesús, va más allá de la liturgia y se manifiesta en todas las dimensiones de nuestra existencia humana. Es el compartir de Jesús todo lo ordinario de nuestra vida en Nazaret y todos nuestros sufrimientos con su Pasión que nos abre a ese misterio de un Dios que se ha sometido a todo lo nuestro para liberarnos desde dentro. Es un misterio que nos sobrepasa pero que nos invita a descubrir esa presencia de Dios en todo lo humano asumido por él y dándole una posibilidad de vivirlo de una manera nueva.

Yo estos días estoy releyendo el comentario que hace Adolfo Chercoles a las Bienaventuranzas y es desde ahí donde veo la hondura del camino abierto por Jesús y por el Espíritu Santo. Cada una de ellas toca una de nuestras fibras más hondas para liberarnos y desde nuestra realidad abrir un camino que nos libere y haga posible la fraternidad. La búsqueda de seguridad en el dinero, nuestro recurso a la violencia, nuestro miedo al sufrimiento, nuestros deseos, nuestra supuesta ayuda a los otros, etc. Este trabajo es más hondo que hacer sólo una imagen, es dejarnos nosotros mismos hacernos de nuevo a su imagen.

 

jueves, 21 de agosto de 2014


LA PIEDAD POPULAR

Es una realidad universal que los pobres encuentran sus maneras de expresar su fe con devociones que a veces a “los más estudiados” nos cuesta comprender y acompañar. Pero es también verdad que Jesús agradece al Padre que se manifiesta a los sencillos y se oculta a los que se creen sabios.

Cuando llegué por primera vez a Benín y en concreto a esta parroquia de Bembereke me encontré con la realidad de dos peregrinaciones marianas que movilizaban a muchísima gente. Una de ellas una peregrinación diocesana que se hace por el mes de marzo en el Santuario mariano que está en nuestra parroquia y otra a nivel nacional durante este mes de agosto. De todos los puntos del país se desplazan miles de peregrinos muchas veces hacinados en camiones y en condiciones que hacen realmente de la peregrinación un verdadero tiempo de sacrificio.

Viniendo de nuestra Europa tan secularizada y de una cultura más racional nos cuesta y a mí me costaba entender que provecho espiritual se le podía sacar a todo ese movimiento humano por otra parte costoso en una situación de pobreza como la de estos países. Pero una catequesis que se fue haciendo por los pueblos en los que se pedía que cada uno contase cómo llego a ser cristiano, una gran mayoría decían que todo había comenzado cuando algún cristiano le invitó a ir a una de estas peregrinaciones y vio el amor y la alegría que reinaba entre todos. A partir de ese momento yo comencé a cambiar la manera de ver estas manifestaciones de la piedad popular.

Ahora es el Papa Francisco el que en su exhortación de “La alegría de la fe” nos llama a aproximarnos a esta realidad con la mirada del Buen Pastor que no busca juzgar sino amar. La piedad popular traduce una sed de Dios que solo los sencillos y los pobres pueden conocer. Y en todo esto la devoción mariana abre una manera de vivir el Evangelio de una manera expresiva y hasta corporal, donde el verse juntos y poder cantar y danzar alabando al Señor abre el corazón de los pobres al Espíritu de Dios. Quizá somos nosotros los pastores los que tendremos que volver a hacernos más sencillos para poder compartir la fe de los más pobres.

sábado, 9 de agosto de 2014


NO TENGAIS MIEDO

La noticia del Ebola y el miedo que provoca corren más rápido que la enfermedad. En España con la llegada del misionero enfermo parece que ha cundido también el temor y los familiares nos preguntan preocupados. De momento, por lo que sabemos, a Benín no ha llegado. Aunque a veces las autoridades esconden la realidad en los primeros momentos para evitar que pueda dañar la economía.

El miedo se propaga también rápidamente entre la gente de aquí que escuchan las noticias a la radio que es el medio más popular. Hoy por la mañana fui al Hospital a ver a un enfermo y me encontré con un gran cartel informando del Ebola y dando consejos de higiene para evitar un posible contagio. Pero realmente las fotografías de enfermos parecían escogidas para meter miedo más que para prevenir.

De todas formas aquí hay más preocupación por la falta de lluvia que por el Ebola. De todas maneras en el mundo que vivimos sólo basta poner la televisión y escuchar lo que está pasando en Irak y en otros conflictos para poder quedar realmente horrorizado. Y a cada uno no le faltan los problemas en su familia y en su entorno más cercano, con tantas crisis que nos atenazan.

Las palabras que en este domingo Jesús dirige a sus discípulos que navegaban en medio de una tormenta, las escuchamos como providencialmente dirigidas hoy a nosotros: “No tengáis miedo, soy Yo, tened confianza”.

Un cierto miedo es una reacción necesaria de la naturaleza para estar alerta ante un peligro. Pero más allá de eso si nos dejamos coger por el miedo, este se convierte en una verdadera enfermedad que nos bloquea. Todos tenemos miedos, pero no podemos permitir que nos detengan ir adelante y que nos impidan afrontar los problemas con serenidad y con confianza.

Para nosotros como cristianos esa confianza viene de saber que el Señor está con nosotros y que nada nos podrá separar de su amor, de su providencia amorosa que nos conduce hasta llegar a la otra orilla de la travesía de nuestra vida.

 

sábado, 2 de agosto de 2014


DEJARSE CONDUCIR

La vida aquí es impredecible, nada está asegurado. Compartir la vida de los pobres es asumir sus condiciones de vida, donde todo puede pasar. Los medios son muy precarios y nada está asegurado. Y uno tiene que aprender a vivir así y a buscar otra manera de vivir que no depende tanto de nuestras seguridades materiales. Es entrar en esa dinámica de búsqueda del Reino y su justicia que demanda hacerse como niños que pueden caminar sin miedos y con confianza porque se saben amados por un Padre que cuida de ellos.

Cuando alguien me preguntaba en España por el futuro de nuestra misión, yo me quedaba sin palabras para responder. Aquí se vive al día, y si apenas se puede sobrevivir cada día ¿cómo hablar del futuro según la mentalidad materialista de una sociedad que se lo niega a los más pobres? Pero sí que se puede elegir un camino como el de Jesús que abre un futuro diferente para la humanidad. Es dejarse conducir por el Espíritu que siempre nos abre perspectivas nuevas en ese camino hacia una humanidad “más humana”, “más llena de Dios”. Nos debemos resistir a ser guiados por los hombres grises de las finanzas y por los políticos que sólo buscan su propio interés desoyendo a la sociedad civil, o los que aprovechando el malestar nos prometen un paraíso populista e irreal. En este camino nuevo se demanda la aportación y el trabajo de todos y de cada uno, nadie queda excluido.

Todo lo material que aquí se construye dura poco. Pero lo que se construye al interior de las personas y los lazos que van creando redes de solidaridad que buscan otras maneras de vivir, eso permanece. Jesús nos dice que no trabajemos sólo por el alimento perecedero sino por el que permanece para siempre.

Ayer, 1 de Agosto, se celebraba el Día de la Independencia de Benín, y la organización eclesial de Justicia y Paz de Benín, que se llama “El Canto del Pájaro” señalaba que el camino hacia un futuro nuevo pasaba por superar el pesimismo y confiar los unos en los otros, en nuestra capacidad de unirnos para trabajar por un bien común a todos. Hay que estar atentos a lo que el Espíritu está diciendo a la Iglesia y a toda la humanidad, la llamada a salir de esos caminos mercantiles que prometen un futuro individualista y que a su vez se lo están quitando a las grandes mayorías más débiles de la humanidad.

 

 

domingo, 27 de julio de 2014


AYUDA A LA MISION

La Delegación de Asturias se las ve y se las desea para poder sostener económicamente nuestra Misión en Benín. Si por un lado la Iglesia de Ndali, que es la Diócesis donde trabajamos, tiene cada vez más una decidida voluntad de hacerse cargo de sus gastos para no ser tan dependiente del exterior, por otro lado la creciente pobreza del país hace cada vez más difícil el poder pagar ni siquiera una pequeña parte del gasoil que se gasta para visitar las comunidades.

El Padre Angel de Mensajeros de la Paz visitó nuestra Misión y a su paso por Cabranes (Asturias) agradeció el dinero ofrecido para el proyecto del agua que con un pozo culminó con los servicios y duchas que se ven ya acabados en la foto.

Hace poco la Delegación de Misiones de Asturias nos ayudó a adquirir un terreno para que Gamia pueda construir una casa para los sacerdotes y en el futuro un nuevo templo. De esta manera sería constituida como una nueva parroquia, la Parroquia de San Francisco de Asís.

La Misión de Benín siempre está haciendo mil proyectos en favor de las comunidades y de las personas, para que la Evangelización vaya acompañada de hechos de solidaridad y de desarrollo integral. Los proyectos son muy diversos: pozos, ayuda sanitaria, residencias de estudiantes, promoción de la mujer, derechos humanos y trabajo por la paz y  la justicia. Sin olvidar todos los cursos de formación que se organizan en nuestra misión: para los catecúmenos, los catequistas, las familias, los jóvenes, los responsables de las comunidades y Caritas. Cada año hemos de construir un nuevo templo para las nuevas comunidades. Este verano Cabranes de nuevo ha dado ya unos 2.000 euros para ello. El coste total de un pequeño templo es de unos 6.000 euros contando con la colaboración de la comunidad local.

Por eso todas las iniciativas que emprendáis a nivel personal o en grupo son buenas para hacer posible que esta misión siga adelante. Las ayudas personales y de parroquias son todas bienvenidas. Para ello os ponemos el número de cuenta de la Delegación de Misiones Asturias (ES 26 20480000233400108480) y cuando ingreséis el dinero debéis poner como concepto: “Misión de Benín”. Es una manera de compartir lo que tenemos con los más pobres,  y de hacernos cargo de una misión que es de todos y en concreto de toda la Iglesia de Asturias.


sábado, 19 de julio de 2014


BIENVENIDA LA LLUVIA

Antes de llegar de vuelta a Benín, me llamarón contándome la preocupación por que la lluvia que este año había comenzado muy pronto, en el mes de Mayo, ahora llevaba casi tres semanas sin apenas llover.

Yo comencé a pensar en lo que eso podría suponer aquí, una verdadera hambruna, porque de ello depende el alimento para todo el año, si eso falla ya no hay nada. Y recordaba lo que dice Jesús a sus discípulos: “dadles vosotros de comer”. ¿Y cómo?, no es sólo cuestión de dinero sino de ver formas de compartir, no sé, habría que buscar entre todos y quizá de nuevo viéramos el milagro de la solidaridad.

Pero gracias a Dios la lluvia ha vuelto y aún se puede sembrar de nuevo. De nuevo hay esperanza y la gente vuelve a los campos a trabajar duro. También los estudiantes que están de vacaciones vuelven a coger la azada y a sacar callos en las manos solo acostumbradas ahora al bolígrafo. Los cinco seminaristas de la parroquia, también son enviados cada uno a una comunidad diferente y son acogidos para compartir la vida, el trabajo y la fe durante cerca de un mes. Al comienzo les resulta un poco duro, pero al final hacen amistad y les permite conocer bien a las gentes a las que luego son llamados a servir como sacerdotes.

 
Yo hoy he quedado solo, ya que Alejandro el compañero, también sacerdote de Asturias, se ha ido de vacaciones. Y en este tiempo el trabajo disminuye a causa de las lluvias, algunos de los caminos se convierten en intransitables en este tiempo. De todas formas hay trabajo de sobra al quedar uno sólo, ya que hay que visitar el doble de comunidades aunque muchas queden anuladas por la lluvia. Cuando te llaman para decirte que no vayas que ha llovido demasiado y que no se puede pasar, al final te encuentras que otra gente viene a la misión a verte y a penas tienes mucho tiempo. Aquí no se pierde el tiempo y cuando queda, lo aprovecho para orar y para darle al aprendizaje de la lengua baribá que es la mejor manera de prepararse para el nuevo curso que comienza a finales de septiembre.

jueves, 10 de julio de 2014


¿A QUÉ SOMOS ENVIADOS?

¿A qué somos enviados los sacerdotes diocesanos a la misión? En nuestra ordenación se nos confía una misión que partiendo de una Iglesia local se abre en su catolicidad a la universalidad de todos los pueblos, de los más pobres y de los que aún no conocen a Cristo. Yo me siento enviado por mi Iglesia de Asturias, en su día desde Boal y en esta segunda etapa desde Cabranes. No es mi misión particular, es la de Jesús y la de toda la Iglesia. Enviado a África, a los más pobres.

El Espíritu del Señor está sobre mí para anunciar la Buena Noticia a los pobres, la llegada de un tiempo de gracia, de perdón, de liberación, de curación, de reconciliación, de comunión, de apertura a la plenitud humana en la persona de Jesús.

Cómo cristiano, no tengo mayor riqueza que ofrecer que a Jesucristo, su persona, su palabra y la acción de su gracia. Y lo he de ofrecer como sacerdote diocesano y misionero, en comunión fraterna, en el seno de una Iglesia donde hay otros ministerios, carismas y dones. Los apóstoles primeros no quieren descuidar lo que es su aporte más específico que es la oración, la palabra y por ello han de despertar y armonizar en la comunidad el servicio a la caridad. Hoy los religiosos en misión son signo de la caridad de Cristo en su trabajo en la educación, en la sanidad y en el servicio a los más pobres y marginados. Los laicos están llamados a vivir la caridad de Cristo en el seno de la familia y de la sociedad, en su compromiso social y político por la justicia y la paz, el diálogo que promueve la convivencia entre diferentes religiones y pueblos en un mundo global.

Los más pobres como dice el Papa Francisco no pueden ser descuidados en su acompañamiento espiritual. La opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa y privilegiada. Esta es nuestra misión como sacerdotes, no dejar de ofrecerles la amistad de Jesucristo, el mensaje de su Evangelio, la gracia de los sacramentos, la proposición de un camino de crecimiento y de maduración en la fe. Cuando los pobres acogen con fe el Evangelio encuentran en Jesús una fuerza que les hace conscientes de su dignidad, que los levanta y los hace capaces de unirse y de convertirse en protagonistas de su propio desarrollo humano. Las comunidades cristianas donde Cristo es anunciado con alegría en toda su verdad y en la que los pobres ocupan el primer puesto se convierten ellas mismas en misioneras. Su amor fraterno y solidaridad contagia la alegría del Evangelio entre los hermanos y llega a todos los que aún no conocen a Cristo. Esta es la alegría del misionero, sentir el amor y la compasión de Cristo por los más despreciados, ver como Dios ha escogido a los más pobres para dar a conocer a todos los hombres su Evangelio.

 

martes, 8 de julio de 2014


ENAMORARSE DE NUEVO

 
Esta semana la Iglesia está escuchando al profeta Oseas. Creo que su mensaje es actual para la Iglesia y para cada uno de nosotros. Nos prostituimos cuando nos dejamos seducir por un mundo que idolatra el dinero, el poder y el placer. La idolatría es poner esas cosas que tienen su puesto al servicio del hombre en el lugar de Dios y como consecuencia quedamos esclavizados y sometidos. El dinero necesario para vivir debe estar sometido por nosotros al servicio de la justicia, de los más pobres y del bien común. El poder necesario para organizar nuestras actividades debe ser ejercido como servicio que valora el aporte de todos y que permite que en armonía todo se conjunte para avanzar en el camino que desarrolla a todo el hombre y a todos los hombres. El placer, la felicidad, es un regalo de Dios que debe ser acogido al mismo tiempo que el sufrimiento y la cruz que vienen de quienes quieren entregarse plenamente a amar. El Espíritu Santo está moviendo a la Iglesia y por tanto a cada uno de los que la formamos a salir de esas idolatrías para ser seducida de nuevo por la alegría de poder vivir con toda libertad y entusiasmo el amor y la compasión de Cristo por todos los que están cansados y agobiados como ovejas sin pastor.

Para ello, para salir a la misión a transmitir la alegría de la fe, necesitamos ser enamorados siempre de nuevo por el amor de Cristo que nos habla desde su corazón a nuestro corazón y al corazón de los pobres a los que nos envía. Nos habla en la soledad y en la misión para que como María recojamos lo que Hoy está diciendo a su Iglesia.

Que el Señor nos envíe el Espíritu Santo y permita que sus obreros no seamos ciegos, mudos, paralíticos. Que en su nombre y por el poder de su amor y su verdad nos dejemos liberar y curar para ser instrumentos de su ternura, de su acción que anuncia la Buena Noticia del Reino y que cura el corazón del hombre y sanea nuestras relaciones en el seno de nuestras familias, de nuestras comunidades, de nuestra Iglesia y de nuestra sociedad. Yo así lo he pedido en este mes en España, a los pies de María, en el santuario de Covadonga. Que en su Iglesia y con el Papa Francisco de la roca de nuestro corazón brote el agua viva del Espíritu Santo en un Nuevo Pentecostés. Que del costado de Cristo surja la gracia que nos purifique, nos una y nos haga fecundos para que el nombre de Dios Padre sea santificado, para que todos puedan escuchar la alegría de la fe en el Evangelio de Jesús.

martes, 10 de junio de 2014


EL AMOR DE CRISTO A LOS SUYOS

Hoy antes de salir a España, escribo aún desde Benín. Hoy celebro el 30 aniversario de ser ordenado sacerdote de Jesucristo. Viniendo de Bembereke, del Norte, a Cotonou a coger el avión, en el Sur, me preguntaba si hoy 10 de junio podría celebrar la eucaristía en este día en que quería agradecer y renovar la gracia del sacerdocio.

En el año 1984 el 10 de junio era la fiesta de Pentecostés, en la que nuestra Iglesia de Asturias suele celebrar la ordenación sacerdotal. De hecho este año los dos diáconos que estuvieron aquí en Benín, Jano y Juanjo fueron ordenados sacerdotes. El domingo de Pentecostés recibíamos en la misión de la diócesis de Logroño al Padre Angel de Mensajeros de la Paz. Fue él quién nos puso en contacto telefónico con nuestro arzobispo de Asturias, Don Jesús, quién nos dijo que se disponía para ir a la Catedral a celebrar la ordenación de los que ya son dos nuevos sacerdotes no sólo para Asturias sino también para la misión universal de la Iglesia.

Llegando a Cotonou la tarde de ayer, nos fuimos Rafa de la misión de Logroño y yo a dejar en el convento de los Padres Dominicos a una hermana dominica que está con nosotros en el Norte. La Providencia me regaló que el convento estuviera a dos pasos de la casa de los españoles que nos acogían y que pudiera celebrar la eucaristía de la comunidad a las 7 de la mañana.

Las lecturas de ese día me ayudaron a escuchar de nuevo la llamada del Señor a ser sal y luz. Yo se que El es la sal, el sabor del amor que da sentido a la vida y que El es la luz que nos muestra el camino que lleva a la vida en plenitud. Mi vida no puede ser ejemplo para nadie, pero soy llamado a ser testigo de su misericordia conmigo y de su amor sin medida por los suyos, especialmente los más pobres cuyos rostros veo en esta tierra africana. Los pobres que nos acogen como la viuda de Sarepta a Elías y que comparten con nosotros lo poco que tienen para sobrevivir, nos enseñan a darlo todo, a darnos del todo, como la mejor manera de transmitir el amor de Jesucristo. Cuando lo damos todo lo ganamos todo. Que este amor gratuito del corazón de Jesús nos haga compartir su amor de Buen Pastor por sus ovejas. Gracias Señor por esta gracia, que tú mismo amor nos ayude a los sacerdotes a darnos con fidelidad a tu pueblo. Envía obreros a tu mies que se dejen transformar por la santidad de tu amor.

A los pies de la Virgen de Covadonga le pedí a María que me ayudara a ser sacerdote según el corazón de Jesús, que fuera dócil como ella a la acción del Espíritu Santo. Hoy puedo decir que ella me ha acompañado y que me lleva a encontrar en Jesús la felicidad en estar cerca de su pueblo, en darme a pesar de mis limitaciones, en ver como los pobres se alegran con la gracia y el anuncio de Jesús. Que ella me ayude a llevar este amor hasta el final y guardarlo siempre en la humildad y la confianza en la acción de la gracia de Dios.